04 junio 2016

CUENTOTERAPIA

COME TÚ MISMO LA FRUTA

Un discípulo se quejaba a su maestro diciendo así: "Siempre nos cuentas historias pero nunca nos revelas su significado"
El maestro respondió: "¿Te gustaría que alguien te ofreciera fruta y la masticara antes de dártela?"
Cuentos para crecer, soñar, aprender y ser felices

Los cuentos se han utilizado con finalidades terapéuticas desde tiempos inmemoriales. Un breve cuento puede dotarnos de más apertura de consciencia que una larga explicación, pues al escucharlo nos hace sentir protagonista, identificarnos con el personaje y de ese modo extraer cada cual su aprendizaje particular. 
Cada cuento puede tener un significado diverso según para el que lo escucha y esa es la magia y lo curativo de estas lecturas. Es por ello que son para mí una herramienta clave tanto en mis procesos de coaching como en las demás actividades y talleres que realizo.

Cada año organizo una jornada de cuentoterapia, normalmente a final de curso, donde compartimos cuentos cortos, unos inventados y otros prestados. Una forma distendida y sutil de entrenarnos en la Inteligencia Emocional, pues a medida de ir leyéndolos reparamos en aspectos como la empatía, la bondad, la envidia, las habilidades sociales, la paciencia...

Uno de mis libros favoritos que está lleno de pequeños relatos es "Sopa de pollo para el alma". Son historias dulces, entrañables y emotivas. Es más puede resultaros una buena lectura de verano, así que recomendada queda ;) Y por qué no volver a leer un cuento antes de dormirnos? Puede ser una feliz manera de terminar el día y prepararnos para un dulce sueño. Zzzzzz Qué descanséis... ;)



No hay comentarios:

Publicar un comentario