19 mayo 2016

¿QUÉ ES EL ESTRÉS?, UN, DOS, TRES, RESPONDA OTRA VEZ...

Si el enfado tenía mala prensa, el estrés no se queda atrás. Que sí el 80% de la gente sufre estrés, que si es la 2º causa de baja laboral, cefaleas, problemas de espalda, del corazón...

Pues queridos míos, sin el estrés no hubiésemos durado ni dos telediarios en este mágico mundo. 
Todos hablamos de estrés con actitud crítica dado que la mayoría no sabemos bien de qué se trata, ni siquiera que es un gran ayudante!

El estrés es una reacción innata y perfectamente normal. Es una respuesta del organismo para sobrevivir, ya que cuando necesitamos adaptarnos ante una nueva situación, este se activa, nos estimula físiologicamente para protegernos, responder adecuadamente y reajustarnos ante las circunstancias que se nos viene encima. 

Dicho de otro modo, (para los de la ESO, como dicen en el Club de la comedia, jaja Es broma!) El cerebro es un detector de amenazas, ya sea un león, como un saltamontes...o incluso una situación imaginaria (esas películas mentales que a veces nos inventamos) cada cual percibe esa amenaza de forma subjetiva, no hay objetividad que valga. Lo que a ti te estresa puede que a mí no, y viceversa.
El organismo reaccionará en modo "lucha o huida" así que el bendito cerebro segregará cortisol, la hormona del estrés, para aportarnos la energía necesaria y salir airosos.

Ay! Pero qué sería de muchos de nosotros sin ese estrés para estudiar todo lo que no hicimos durante el año el día antes de un examen!!! Os ha pasado y lo sabéis... 

Como quizá os estoy dejando un poco descolocados hablando del estrés como si fuera algo estupendo, deciros que como todo, tiene matices. Hay diferentes clases, que ahora os explicaré.
TIPOS DE ESTRÉS

El eustrés,  estrés positivo: nos ayuda a rendir más, estar más concentrados, nos estimula, motiva, nos pone las pilillas en una palabra. (El de los exámenes que antes comenté, por ejemplo)
Aparece cuando pensamos que disponemos los recursos necesarios para hacer frente a la situación

El distrés, estrés negativo:este nos tensiona y hace que perdamos el equilibrio, nos bloquea, agobia... Aparece cuando sentimos que no disponemos de los recursos necesarios para hacer frente a la situación

El hiperestrés: nos sobrecarga y abruma, ocurre cuando damos más de lo que podemos ya sea a nivel personal o laboral. Alguien que sufra así el estrés puede verse derrumbado o explotar en ira ante una minucia. 

El hipoestrés: este es curioso, no ocurre por motivos de presión, sino todo lo contrario. Aparece como causa de aburrimiento, desmotivación, en trabajos rutinarios por ejemplo. Suelen ser caldo de cultivo para sufrirlo personas muy activas, con necesidad de tener experiencias estimulantes a menudo.
Un poco de estrés nos activa, pero en exceso nos paraliza.

La idea principal de este post era haceros un poco más conscientes de cómo funcionamos y así poder mirar al estrés con unos ojos más amables. Es necesario aprender a gestionarlo para que no nos cause daño, y para ello próximamente escribiré una nueva entrada con algunas claves para ello. De momento podéis seguir o empezar (si todavía no lo habéis hecho) a colorear mandalas
Una herramienta la mar de efectiva para calmar la mente y el corazón.

Os dejo aquí un lote de besos y abrazos para segregar oxitocina, la hormona del bienestar y la relajación, que contrarresta los efectos nocivos del cortisol. ;)


No hay comentarios:

Publicar un comentario