23 julio 2016

ESPERANDO A QUE LA VIDA EMPIECE...

Disfruto enormemente de levantarme cada día más temprano. Y cuando digo temprano digo las 6:00 de la mañana o a veces las 5:30. Y yo que siempre he sido una ave nocturna... Me estoy haciendo mayor! A decir verdad a esa hora es de noche ;)

En un acogedor silencio me preparo el desayuno (café...tostadas...o avena con yogurt) y abro mis libretas (mis 3 libretas): la agenda, la libreta "to do" y mi diario emocional en donde escribo mi diario de gratitud y otras notas personales. Después del primer desayuno y convertirme en persona, es cuando medito, hay días que con mandalas y otros a través de la práctica formal.

Entonces doy los buenos días a la vida, abro todos mis sentidos y mis brazos a las sorpresas que van amaneciendo conmigo y lo hago así porque...

ya no espero que la vida empiece, ahora la vida la empiezo yo

En general estamos atrapados en el síndrome de la felicidad aplazada. Seré feliz cuando... tenga vacaciones, una familia, trabajo, casa, perro, coche...  o camión como Loquillo. Y no disfrutamos de lo que tenemos ahora.

Pero ¿qué rayos os pasa?
¿Pensáis que vamos a vivir eternamente? 
Para eso sí que os veo optimistas...

Ni vamos a vivir forever and ever, ni tampoco lo harán esas personas con la que queremos pasar nuestro tiempo (ese tiempo que aplazamos para cuando tengamos...bla, bla, bla...)
Y aunque en coaching hablamos de metas y de un futuro, es posible trabajar en un objetivo y a la vez disfrutar del presente.

En su día yo también pensaba así y fue un problema de salud el que me recordó que esto es efímero. De aquella no tenía ni idea de lo que era el mindfulness pero en el interín entre recibir la noticia hasta que me dieron los resultados puse en práctica el arte de vivir el ahora minuto a minuto. 
¿Realmente quiero hacer esto?
¿Realmente quiero estar con tal, o tal, o tal persona?
¿Realmente quiero seguir trabajando en esto?
¿Realmente quiero vivir así los días que me queden?


Con estas preguntas evaluaba mi día a día y enfocaba mis ojos a lo que sí quería en cada momento. (Ya, ya, todo tiene matices, pero en la medida de lo posible escuchaba a mi corazón y no a mi mente)

El hecho de que hoy me dedique al coaching junto a las demás herramientas de crecimiento personal con las que trabajo, se debe en parte a aquella experiencia vital, a todas aquellas cuestiones que me hice y me sigo haciendo, a decidir pensar en mí y romper esos miedos que me ataban. Los míos y los de los demás... 

Miedos que otros reflejan en ti y que "por tu bien" te dicen: "eso es una tontería, no te vale para nada, es tirar el dinero, nunca trabajarás de eso..." 
Y todo eso asusta a tu mente, la hace dudar... ¿Tendrán razón?...
También hay quien apuesta por ti, y te dice: "has nacido para eso, está en ti de serie, hazlo, todo irá bien".  Pero... ¿Tendrán razón?...
Y después estás tú, ¿qué te dices?, ¿a quién escuchas?, ¿a los miedos?, ¿al amor?...
¿Sabéis a quién escuché yo?... Yo escuché a Los Beatles ;)

Los Beatles
Los Beatles siempre han sido compañeros de viaje y han marcado ese aspecto romántico/hippie  que llevo dentro. Esa ideología de hacer el amor y no la guerra, de imaginar un mundo de paz, de color, de canciones, de flores, de sueños... van de mi mano desde que los descubrí, con unos 13 años. Recuerdo algunos E.P.´s de mi madre y he de confesar.... lo confiesoooo (me cuesta, me cuesta!) que la primera vez que los oí pensé: "pero qué... porquería es esto!? Si es que dónde estén Los Hombre G o Los limones..." (Perdóname Señor... perdóname Mafalda... no sabía lo qué decía!) 
Decidí darles una oportunidad y entonces los empecé a escuchar con el corazón y no con la mente... y me enamoré! Ouuu yeahh!
Todo esto viene para presentaros una preciosa canción de John Lennon dedicada a su hijo Sean llamada Beautiful Boy  en la que hay una cita que resume ese síndrome de la felicidad aplazada.
Frase de Jonh Lennon
Un beso grande, feliz desayuno y acordaros de... VIVIR. 
Muak!

4 comentarios:

  1. Francisco Piñeiro26 de julio de 2016, 23:55

    Dijo un hombre muy sabio "la vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar".
    Lo cierto es que no lo sabemos, a veces ocurren cosas agradables y otras cosas desagradables, e incluso cosas tan terribles, que nunca pensamos que nos podían ocurrir a nosotros. ¿Qué debemos hacer en esta vida, esperar por las terribles o buscar las que no hagan felices?
    Cada persona tiene la obligación de ser feliz y no debe conformarse con menos de eso.

    Puedes decir que soy un soñador,
    pero no soy el único.
    Espero que algún día te unas a nosotros,
    y el mundo será uno solo.
    Imagine de John Lennon

    ResponderEliminar
  2. Grandes reflexiones. Siempre recuerdo a mi padre diciéndome "Es tu obligación ser feliz"... Quizá por eso me hice "profe de felicidad" jaja

    John Lennon era muy grande y nos ha dejado un legado maravilloso del que seguir disfrutando. Aunque él nos falte en cuerpo físico, sus palabras siguen sonando y creando magia en nuestras vidas.

    Un beso, Fran, y gracias por tu participación positiva! ;)

    ResponderEliminar
  3. Me has movido la vida, estoy por iniciar un proyecto que según cambiará mi vida, al leerte me pregunto si es el camino correcto. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo que te mueve es el corazón, estás en el camino correcto. Confía... ;)
      Un beso Elba. Gracias por tu comentario.

      Eliminar